Sheryl D., South Shore

sdeck-edited.jpg

Sheryl D., vive en Chicago desde 1972, y es madre de una hija y un hijo. Tanto su hija, Sherri, como su hijo Stephen fueron estudiantes de la Escuela Primaria Skinner y de la Escuela Secundaria Magnet Whitney Young.

Stephen se graduó recientemente de Georgetown con una maestría en Finanzas y su hija está por ingresar al último año de su universidad. Desde que sus hijos fueron pequeños, Sheryl aprovechó todas las oportunidades de expandir sus mentes. Desde viajes a museos hasta jugar al BrainQuest en los trayectos a casa en automóvil, hizo lo mejor por asegurarse de que sus hijos estuvieran listos para sobresalir en la escuela.

Cuando buscaba escuelas, la ubicación no era lo que más le importaba a Sheryl. Cuando ella y su marido estaban en búsqueda de escuelas, buscaron la mejor a la que pudieran ir sus hijos según los puntajes de las pruebas y demás información que les habían provisto.


Dice: "Los voy a llevar con mi automóvil dondequiera que esté la escuela. Cambie de trabajos para estar más cerca de la escuela". Su posibilidad de cambiar de trabajo implicó que cuando eras pequeños, sus hijos no se vieran obligados a rendir la CTA para la escuela.


Si bien la ubicación no era el factor principal al momento de elegir escuela, sí lo eran las actividades extracurriculares. Al momento de decidir qué escuela sería la adecuada para sus hijos, Sheryl quería asegurarse de que sus hijos tuvieran muchas oportunidades extracurriculares a su disposición. Para Sheryl una buena educación incluye la posibilidad de aprender música, hacer arte y contar con espacio para correr.


Sheryl no podía creer que lo feliz que estaba con la educación que recibían sus hijos. Estaban bien preparados para la universidad cuando llegara el momento y tenían un montón de grandes oportunidades para crecer. Sin embargo, Sheryl sabe lo difícil que es ingresar a escuelas como Skinner y Whitney Young. "Tuvimos suerte de ingresar allí, pero hay muchísimos niños que se hubiesen beneficiado también pero no tuvieron tanta suerte".


Ella cree que las escuelas deben contar con mejor financiación "para que cada dos por tres los docentes no estén amenazando con hacer huelga". Sheryl entiende que los docentes de alta calidad son los que marcan la verdadera diferencia.