Michael N., South Chicago

mnash-edited.jpg

Michael N., oriundo de Chicago y ex estudiante de CPS, es el orgulloso padre de Carson, un alumno del 4to grado de CICS-Avalon, una escuela pública chárter ubicada en la zona sur de Chicago. Antes de descubrir la CICS-Avalon, en las Nuevas Escuelas Expo en Soldier Field, Michael y su familia buscaron una tradicional escuela de barrio para cuando su hijo estaba por comenzar su jardín de infantes, pero sintieron que el entorno no era el adecuado para su hijo.

 

"No tenía mucha idea acerca de las escuelas chárter, porque no existían cuando yo iba a la primaria y a la secundaria. Vimos entre 5 y 6 escuelas chárter, antes de elegir Avalon... que pensé que tenía la estructura organizativa y el ambiente que ayudaría a crecer académicamente", cuenta Michael.

Michael estaba contento de descubrir que tanto los docentes como el personal de la escuela eran muy receptivos a su participación en el aula. Como padre activo que es, las líneas de comunicación abiertas con la escuela son muy importantes para Michael y CICS-Avalon es un socio para él en cuanto a la educación de su hijo.

"La mejor analogía que puedo pensar es que si tienes a un ser querido en un hospital... por más que los médicos y las enfermeras presten juramento de brindarles a todos atención médica, hay buenas probabilidades de que si saben que alguien va a venir a controlarlos en su trato con el paciente -esa hermana, esa madre, esa esposa, ese padre- quien sea que fuere- probablemente se superen al momento de brindar cuidados a ese paciente porque saben que hay alguien que se preocupa por ellos. Sucede lo mismo cuando se trata de las escuelas. Me presento a los docentes y miembros del personal de la escuela el primer día y les comento que estoy allí para comportarme como un socio de ellos y para asegurarme de que mi hijo reciba la mejor educación posible", cuenta Michael.

El compromiso de Michael con la escuela, así como la capacidad de ésta para apoyar a Carson tanto en el aspecto académico como social ha generado grandiosos resultados. Como alumno de 3° grado, el hijo de Michael se sacaba mejores notas que sus pares de 3° grado, sino que también obtenía mejores notas que los de 4° grado de su escuela en el examen NWEA. Michael está contento de que los docentes de Carson no tengan temor de que él se adelante en sus planes de estudio y están dichosos de mantener activo su compromiso e interés por el aprendizaje.

La escuela mantiene un alto nivel de disciplina, lo cual Michael valora porque concurrió a una escuela de Englewood donde solían darse peleas en forma habitual. Ahora, Michael busca una escuela donde su hijo no sólo esté seguro, sino que pueda concentrarse en su aprendizaje porque el ambiente no sólo es disciplinado sino también estimulante.

Michael señala que si pudiera cambiar una cosa acerca del sistema educativo de Chicago sería la manera en que reciben financiamiento las escuelas. "Las vecindades más pobres aportan una menor proporción de los ingresos públicos por impuestos... y la única manera de emparejar eso es que algunos de "los que tienen" comiencen a compartir un poco con algunos de "los que no tienen": sino siempre terminará siendo como es. Siempre habrá estudiantes que pueden lograrlo y salir adelante dentro de escuelas con bajos recursos y así desafiar su destino, pero la mayoría no lo podrá hacer porque los recursos no están allí y el sistema tampoco".